Castillo de Alcañiz

Castillo de Albarracín

Castillo de Valderrobres

Castillo de Mora de Rubielos

Castillo de Peracense

 


Castillo de Alcañiz

En la comarca del Bajo Aragón, a 160 km. de Teruel. El castillo-convento donde se asentó la Orden de Calatrava dominaba la ciudad desde lo alto. Casi todos los estilos han dejado su huella en él, desde el románico al barroco. Fue una especie de alcázar torreado de planta de trapecio, pero se modificó en el s. XVIII. En la actualidad ha sido restaurado y convertido en Parador Nacional. Pasando el arco de entrada, nos encontramos en una explanada ante el palacio barroco del s. XVII. En el ala norte del alcázar están alineadas la capilla y la Torre del Homenaje. En el ángulo noroeste, la Torre de Lanuza. La capilla es la pieza principal de la etapa románica y fue la primera parroquia de Alcañiz. Al sur de la capilla y el claustro se adscriben al s. XIII. La Torre del Homenaje es gótica, del s. XIV, consta de cuatro plantas. La inferior sirve de atrio a la capilla y conserva unas bellísimas pinturas murales francogóticas.

Visitas: Con guía de 9.30 a 13.30 h. y de 16 a 18 h. excepto lunes y martes.
Teléfono: 978 - 830400


Castillo de Valderrobres

A 193 km. de Teruel. Es uno de los conjuntos urbanos más encantadores y auténticos de Aragón, con sus típicas calles y partes de su recinto amurallado y en la loma, el castillo y la iglesia arcirestal integrando uno de los más bellos conjuntos del gótico purista en Aragón. El castillo empezó a construirse en el s. XIV. Es de planta hexagonal irregular, con todos sus lados rectos, pero desiguales. Su ordenación interior es la acostumbrada, con salas alrededor de un patio descubierto. La fachada es una de las más suntuosas del gótico civil de España. Se remata con tres torrecillas almenadas y comunicadas por un camino de ronda. En el interior, destaca el salón de las Cortes, con tres arcos apuntados con tracerías en los ventanales. Arriba hay una espectacular galería con once arcos de medio punto. La mitad septentrional del castillo es más militarista. Otros monumentos dignos de mención son la iglesia de Santa María, unida al castillo, gótica del s. XIV y la Casa Consistorial, renacentista del s. XVI. En sus alrededores hay restos de poblados íberos y romanos.

Visitas: Servicios Turísticos Senda, 978 890 723 / 646 644 910





Castillo de Peracense

A unos 45 km. de Teruel, esta fortaleza se halla colgada sobre un apartado risco de la sierra menera. Edificada hacia la primera mitad del s. XIV para uso estrictamente militar. Sus laderas norte y este son inexpugnables. En el sur y oeste se levantó una muralla en forma de ángulo recto de unos 3 m. de espesor, reforzada por tres torreones rectangulares. Hay saeteras y subsisten bastantes almenas. La entrada al castillo es un estrecho portillo al borde del precipicio. La fortaleza es de planta curadrada irregular, ocupando unos 4.000 m². Se divide en tres recintos. Sólo queda la pared frontal de lo que fue la Torre del Homenaje. El recinto interior es la plaza de armas, de unos 60 x 40 m. En ella podemos observar una especie de nichos que debieron utilizarse para almacenar víveres y para que los guerreros se resguardasen del frío. Se han encontrado restos arqueológicos (tumbas...) Espectaculares vistas a su alrededor.

Visitas: Permanece abierto durante todo el día mientras duren obras de restauración. Para más información, llamar al Ayuntamiento de Peracense, teléfono 978 - 865827



Castillo de Albarracín

A 36 km. de Teruel. Es una villa muy pintoresca, declarada Monumento Nacional. Su urbanismo medieval se conserva prácticamente intacto en un entorno paisajístico entre peñas y el meandro encajonado del río Gualdalaviar. El recinto más antiguo de la ciudad se agrupó alrededor del castillo señorial, situado sobre una alta roca. Sobre ella se asentaba la residencia militar de los señores de Albarracín, primero árabes, luego cristianos. A sus pies estaba la catedral (M.H.A.) y el Palacio Episcopal. La iglesia de Santa María (s. XVI) se sitúa hacia el extremo más cerrado de la hoz. Las ruinas del castillo musulmán yacen oscurecidas frente a la espectacular cortina de murallas que remontan la montaña, y que proceden del s. XIII. En otras dos montañas se alzaron otros dos castillos: El del Andador, del que se conserva una torre y el de la Muela, del que no quedan restos.

Visitas: Con guía en los meses de julio y agosto.


Castillo de Mora de Rubielos

A 41 km. de Teruel. Este castillo está emplazado en la cima de una loma de la Sierra de Gúdar. Su exterior es castrense, severo y bastante cerrado. Ocupa 4.000 m². Su estilo es gótico del s. XIII. De planta con forma de cuadrilátero irregular, sus cuatro fachadas son distintas, así como las cuatro torres. La distribución es la habitual en los alcázares señoriales: salas alrededor de un patio descubierto, que aquí tiene estructura porticada. Una de las torres sirve de puerta de entrada y otra sirvió de mazmorra. El patio descubierto, bastante extenso, tiene aspecto claustral, formado por arcadas apuntadas apoyadas en columnas octogonales. En los salones sólo quedan algunas puertas y ventanas antiguas y restos de azulejería. En los meses de julio y agosto tiene lugar las representaciones organizadas bajo el programa cultural de la Diputación General de Aragón y la Diputación Provincial de Teruel. Además del castillo, también podemos visitar la Iglesia de La Dolorosa, Loreto y San Roque, del s. XVII. En sus alrededores, hermosos paisajes e importantes yacimientos prehistóricos.

Visitas: Para localizar al guía, llamar al Ayuntamiento al teléfono 978 - 800000

www.aragon-turismo.com

© INTERNET ZARAGOZA